ESP
  • ESP
  • CAT
  • ENG
  • FRA

Cómo transmitir emociones a tus clientes

Consejo Cómo transmitir emociones a tus clientes

Diferenciarnos de la competencia es algo crucial para nuestro establecimiento. Apelar a las emociones de nuestros clientes es una estrategia que no solo nos distinguirá de la competencia, sino que también nos permitirá crear un vínculo con ellos, de manera que nos será mucho más sencillo fidelizarlos.

 

La importancia de transmitir emociones

No debemos olvidar que los sentimientos conectan a las personas, por lo que, si transmitimos emociones con nuestro menú, conseguiremos que los clientes nos recuerden, e incluso que nos recomienden a su círculo más cercano.

El primer paso es tener claro qué queremos transmitir, qué nos diferencia de los demás y cómo podemos potenciar aquello que nos hace únicos. Una vez tenemos este punto de partida claro, es momento de materializarlo en algo que nuestros clientes quieran consumir.

El siguiente paso será diseñar un menú que cumpla con sus expectativas y que consiga transmitir emociones.

 

Cómo emocionar a nuestros clientes

La presentación de los platos es lo primero que aprecian nuestros comensales. De hecho, el sentido preponderante para nuestro cerebro es la vista. En consecuencia, si un plato entra por los ojos, tendremos mucho ganado. Es por este motivo que debemos darle un valor añadido a nuestros platos y a la forma cómo los decoramos y servimos. Por ejemplo, si utilizamos productos de proximidad, podemos hacer una pequeña referencia a ello en el momento de presentar el plato a nuestro cliente.

Pero las emociones no solo se transmiten con la presentación de nuestros platos. También deberemos prestar atención a otros aspectos, como la decoración de nuestro local y los colores que utilizamos en las mesas.

Además, en la elaboración del menú deberíamos tener en cuenta las texturas, ya que son una fuente de sensaciones para el paladar y nos ayudarán a impresionar a nuestros clientes.

Los aromas son un aspecto que tampoco debemos olvidar, puesto que el olfato es el sentido que más repercusión tiene en la memoria humana. Además, un buen aroma puede llamar la atención de aquellos clientes indecisos que buscan un restaurante donde comer.

Por último, la música nos ayudará a crear el ambiente que buscamos. Para ello, debemos tener claros los valores que nos definen y elegir una melodía que haga sentir a nuestra clientela como en casa.

Los clientes cada vez tienen más en cuenta la experiencia que les ofrecemos y, si les gusta, no dudarán en repetirla. Es por ello que debemos apelar a las emociones, ya que ellas nos permitirán mostrar la pasión con la que trabajamos y nos asegurarán el éxito.